Cómo Apple puede quitar los cordones de seguridad de sus iPhone




Hace unos días os contábamos que Apple estaba empezando a retirar los famosos cordones de seguridad que impiden (o dificultan) que nos podamos llevar un iPhone de los que se encuentran en los expositores de las tiendas de la compañía. Aunque sólo estaba ocurriendo en algunas tiendas de Reino Unido y Estados Unidos, era llamativo que Apple dejara sus iPhone totalmente “libres” sin ningún impedimento aparente que pudiera evitar que alguien se lo metiera en el bolsillo y se lo llevara a su casa. Ahora conocemos más detalles sobre cómo Apple protege estos terminales para desanimar a los amigos de lo ajeno.

Además de los obvios sistemas de alarma que saltarán en el momento en que salgas de la tienda con uno de estos iPhone en tu mano, de las cámaras de seguridad que hay repartidas por sitios estratégicos de sus tiendas (son difíciles de encontrar pero si las buscas las encontrarás), y los guardias de seguridad que vigilan, junto a los propios empleados, sobre todo cuando ven aparecer personas que pueden resultar sospechosas, Apple se ha asegurado de que, en el poco probable caso de que pudieras llevarte el iPhone a tu casa sin ser detectado, realmente no te estés llevando más que un caro y bonito pisapapeles que no te va a servir para nada. ¿Cómo lo hace? Con un software instalado diferente al de los iPhone normales.

No es la primera vez que Apple hace esto, de hecho todos los dispositivos que están en las mesas expositoras tienen un sistema operativo especial. Los ordenadores Mac borran todo el contenido de usuario cada vez que se reiniciar, los dispositivos iOS no te permiten establecer una clave de bloqueo, cualquier cambio que realices en la página de inicio de Safari, por ejemplo, desaparecerá al cabo de un tiempo, o las fotos que tomes con el dispositivo se eliminarán automáticamente cada vez que el terminal se reinicie. Además de estas peculiaridades, Apple ha añadido un nuevo sistema que hace que el dispositivo quede completamente bloqueado en cuanto salga de la tienda y se pierda la conectividad WiFi con la red del local. La compañía de esta forma ni siquiera tendrá que molestarse en usar la función “Buscar mi iPhone” para hacerlo, será algo automático y el terminal quedará completamente inutilizado. ¿Arriesgarse a cometer un delito para conseguir simplemente un pisapapeles? No tiene mucho sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario