Mi opinión: El iPhone 5C tiene muchísimo sentido para Apple


Había gente que pensaba que Apple iba a sacar un iPhone barato. Al menos uno que no fuera caro, decían. Y si bien tiene lógica cuando se quiere llegar al mayor número de gente posible, la pierde cuando se quiere conquistar al cliente que no le interesa. Y voy a explicar porqué creo que es así.

Una cuestión de números

Apple ha subido una barbaridad en bolsa en el último lustro gracias al iPhone, y también ha bajado en los últimos 12 meses gracias a él. El motivo es simple: el crecimiento de los beneficios se ha ralentizado de forma notable y por tanto Apple ha sido incapaz de continuar creciendo, lo que ha hecho que su valor en bolsa descienda hasta un 30%. Los beneficios han seguido siendo brutales, los más grandes de la industria, pero han dejado de crecer.

La razón no es compleja de deducir: poner un iPhone a la venta es más caro ahora que en los últimos años, por lo tanto si se vende al mismo precio se crece a menor ritmo en beneficios. Y con el iPhone 5C Apple ha llegado a una solución que me parece realmente ingeniosa, lo que quiere decir que la primera parte del plan se puede calificar de éxito. Piensa, ¿ya lo has descubierto? Vamos a ver si es verdad.

Colores para todos

Todo producto tecnológico tiene su punto álgido de costes de fabricación a su inicio, y según va avanzando el mismo desciende y mejora la eficiencia (el stock limitado de los inicios de un producto Apple es un clásico), ya que la cadena de producción se optimiza y los pedidos son más grandes. Es por ello que ahora mismo, fabricar un iPhone 5 a Apple le sale genial de precio y tiempo, pero en cambio no venderían un gran porcentaje ya que la gente se quiere comprar el último modelo, y pagar 600 euros por un modelo anticuado no es precisamente un gran plan para la gran mayoría.

La solución de los de Cupertino ha sido fantástica a nivel de marketing y de negocio: cogemos un iPhone 5, le quitamos lo más caro (el aluminio, los bordes pulidos…), lo pintamos de cinco colorines como hicimos con los iPod (que les funcionó en su día) y lo vendemos como un modelo nuevo con una carcasa trasera nueva. Apple reduce costes de fabricación, introduce un modelo nuevo mucho más atractivo para un público joven e incrementa los beneficios por cada iPhone vendido. Y a nadie le duele comprarse un iPhone 5C, porque no es un modelo viejo y anticuado, es un modelo nuevo. No es lo mismo comprarse el iPhone 4S cuando está disponible el 5 que comprarse el 5C cuando está disponible el 5S.

Es cierto lo que dice la gente: 599 euros (precio libre en Francia y más que probable en España) no es barato, incluso había quien pretendía que costase 399 euros. Pero la cosa cambia cuando nos damos cuenta de que el sueldo medio en EEUU es de unos 50000 dólares al año -incluso algo más, pero por redondear- y un iPhone 5C costará libre 549 dólares. Es una décima parte del sueldo de un mes, mientras que en España supone una proporción ridículamente mayor tanto por el sueldo, como por el precio del iPhone (inflado por los altos impuestos de Europa). Regalarle a tu hijo/a un iPhone que te cuesta una décima parte de tu sueldo no genera problemas, si supone la mitad o un tercio del mismo la cosa cambia. Y Apple vende en Estados Unidos como si no hubiera un mañana, decenas de veces más que en España, por ejemplo.

Asia: China y Japón

Si alguien esperaba un iPhone a precio de Huawei se equivocaba. Pero vendiendo el iPhone en los dos grandes operadores de China hay nada menos que 800 millones de clientes que potencialmente pueden querer comprar un iPhone. Son muchísimos clientes, en Apple lo saben y por eso están triplicando esfuerzos allí, con keynote incluida para dar a conocer el importante acuerdo con China Mobile.

Por otra parte, en Japón el iPhone no ha sido extremadamente popular, lo cual tiene lógica. NTT DoCoMo controla más del 50% de los clientes de móvil en Japón, y hasta la hoy no había acuerdo con Apple para ofrecerlo. Ahora lo hay, así que se trata de otro empujón importante en las ventas ya de por si buenas en tierras niponas, que como he comentado no eran brutales pero si más que suficientes para la situación.

Conclusión

Apple no vende, ni posiblemente venderá jamás productos low-cost. Ni ha sacado un netbook (años de rumores infundados a la basura), ni va a sacar un tablet de bajo coste (el iPad Mini no lo es), ni ha sacado un iPhone de bajo coste. Lo que ha hecho ha sido lanzar un teléfono para encontrar millones de clientes (especialmente de entre 18 y 30 años en mi opinión) y mejorar su margen de beneficio, lo que le permitirá subir en bolsa. Porque el que el año pasado se compró un iPhone 5 lo más normal es que se tire a por un iPhone 5S sin necesidad de promociones ni de farándula, y sino aguantará con el iPhone 5 pacientemente esperando al 6.

Ya termino, una última cosa. El iPhone 5C me parece un gran iPhone. Trasera de plástico robusto, duradero y sufrido (mucho más que el aluminio o el cristal) de una pieza realmente resistente a las huellas y a la suciedad de las manos, colores llamativos, fundas con mucho caracter (a mi me gustan) y la potencia más que suficiente de un iPhone 5 en su interior, que combinado con iOS 7 nos dan un terminal excelente. Pero a mí mejor ponme un 5S plateado, Tim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario