Cómo adaptar las tarjetas SIM y micro-SIM a nano-SIM para el iPhone 5


Al igual que sucediese con el iPhone 4, la llegada del iPhone 5también será motivo de cambio de SIM al nuevo estándarnano-SIM. Puesto que no todos los operadores estarán preparados para distribuir la tarjeta compatible con el nuevo teléfono de Apple, existe la posibilidad de recortar cualquier tarjeta mini-SIM y micro-SIM a nano-SIMcon ayuda de este sencillo tutorial.

El avance de la tecnología aplicada a los teléfonos móviles también ha favorecido la evolución de otros componentes externos como las tarjetas SIM. Si bien es cierto que el chip y su funcionamiento se mantienen intactos desde que su creador, Ronald Moreno, lo aplicase a la telefonía móvil, el formato de la tarjeta se ha ido adaptando a los terminales. Primero tuvimos acceso a las tarjetas SIM, del tamaño de una tarjeta de crédito. El modelo estándar actual, la mini-SIM, ha permanecido con nosotros un buen número de años, pero el criterio de Apple y el apoyo de el ETSI favoreció la aparición de las micro-SIM. Hasta ese momento, la superficie de los contactos del chip era la misma y solo se redujo el marco de plástico que lo soporta. Sin embargo, el iPhone 5 vuelve a innovar en este aspecto al incorporar la tarjeta nano-SIM, que reduce considerablemente su tamaño (un 40% inferior) respecto a la anterior generación, incluido el de los propios contactos.


Varias opciones



Cuando se inicie la comercialización del iPhone 5, la mayor parte de operadoras podrá facilitarnos un duplicado de SIM ya reconvertida en nano-SIM. No obstante, como ya ocurriese del paso de mini-SIM a micro-SIM, tenemos la oportunidad de modificar nosotros mismos cualquier tarjeta para conseguir las dimensiones de la nueva tarjeta (12.30 x 8.80 x 0.67 milímetros).

“Herramientas”

Para llevar a cabo este proceso de “bricolaje” necesitaremos una plantilla con los patrones de tamaño ideada por Christian von der Ropp, un rotulador de punta fina, celo, unas tijeras y lija de grano fino.



Uso de la plantilla

Una vez hayamos reunido el material necesario, imprimimos la plantilla y encajamos la tarjeta mini-SIM o micro-SIM sobre las líneas que concuerden con el tamaño que deseamos conseguir, previa fijación con el celo sobre la superficie de impresión. Con el rotulador marcamos los puntos imaginarios que crearán la línea de corte, a modo de referencia. No tengáis miedo en recortar parte de los contactos, pues la plantilla está diseñada para evitar dañar el circuito y el propio chip.



Turno de la lija

Una vez que hemos dado forma a la tarjeta con la tijera, es momento de lijar la superficie de plástico al otro lado de la superficie metálica. El objetico es rebajar ligeramente el grosor de la tarjeta, pues otra de las peculiaridades de las tarjetas nano-SIM es que su grosor queda establecido en 0.67 milímetros, 0.09 menos que las otras versiones, de 0.76 milímetros.

1 comentario: