El iPhone 7 Plus humilla al Samsung Galaxy S8 en los test de velocidad


El Samsung Galaxy S8 es sin duda el teléfono del momento, con un diseño espectacular que ha puesto patas arriba el mercado, máxime cuando ha enterrado vivo a un dispositivo que podría haber supuesto un antes y un después, el LG G6 que llegaba con un porcentaje de pantalla sin parangón, hasta que un 29 de marzo Samsung decidió dar una vuelta de tuerca a todo lo que conocíamos hasta ahora. No pudo ser más acertada su campaña publicitaria, remarcando lo que era un teléfono móvil hasta el momento, y lo que iba a ser a partir de ahora.

Sin embargo, es bastante evidente que la compañía surcoreana ha centrado sus esfuerzos en el diseño y llamar la atención, pero… ¿Lo habrá hecho tan bien en cuanto a rendimiento? Según los primeros vídeos que hemos podido observar, el iPhone 7 humilla literalmente al Samsung Galaxy S8 en entornos del mundo real.

Seguimos en la misma línea argumental, Samsung ha decidido montar los mejores procesadores en su dispositivo estrella, aunque no ha optado por incluir memorias RAM que nos quiten el sueño, la realidad es que ha optado por la estrategia más “Apple” de todas, manteniendo los 4GB totales que disponían su versión anterior, el Galaxy S7, y tan sólo 1GB más de lo que presentaba el gran éxito que supuso el Samsung Galaxy S6. Sin embargo, ¿está Android preparado para estos cambios? Y es que el sistema operativo es uno de los grandes escollos ante los que se presenta la marca, máxime teniendo en cuenta que

Parece que el Snapdragon 835 y el Exynos 8895 se ha estancado ligeramente, sobre todo si vemos como se mueve el SoC A10 que Apple presenta en el iPhone 7 y que parece dar muestras de un rendimiento claramente superior. Pero no es lo mismo decirlo que verlo con tus propios ojos, por eso los compañeros de EverythingApplePro han tenido a bien compartir este vídeo en el que podemos observar cómo se defienden en un entorno de aplicaciones real el Samsung Galaxy S8 y el iPhone 7.
¿De verdad el iPhone 7 Plus supera al Galaxy S8 en rendimiento?


Pues eso es lo que parece viendo el vídeo que encabeza estas palabras. En la prueba que podemos ver en el minuto 6:50 por ejemplo, vemos cómo navegan el iPhone 7 y el Galaxy S8 bajo una misma conexión WiFi, por lo que deberían obtener la misma potencia, con sus navegadores por defecto y a la hora de buscar una página web. Es cierto que la diferencia no es ninguna locura, no la cabe esperar de dos teléfonos que rondan los 800 euros, pero es un detalle a tener en cuenta. Entran en Reddit por ejemplo o en la CNN y el iPhone sale claro vencedor en todas las pruebas.

A la hora de ejecutar una serie de aplicaciones, sin detenimiento, el iPhone acaba sacándole unos remalcables diez segundos, pero algo que nos llama sumamente la atención, es que en el caso del arranque, el iPhone es claramente superior, el dispositivo de la compañía de la manzana inicia tras un apagado completo considerablemente más rápido que el Galaxy S8. De hecho, hemos observado que el Galaxy S8 es ligeramente más rápido en las aplicaciones de Google, pero una diferencia casi inapreciable, nada comparado con lo que sucede cuando el iPhone carga juegos de Ubisoft, o por ejemplo aplicaciones de edición fotográfica de Adobe, donde el iPhone se muestra una vez más considerablemente más rápido.

De hecho, podríamos acabar por determinar que el Samsung Galaxy S8 sólo es capaz de abrir más rápido que el iPhone 7 Plus aquellas aplicaciones propiedad de Google o de Samsung, y de hecho, la diferencia es irrisoria si tenemos en cuenta cómo de rápido abre el iPhone 7 Plus el resto de aplicaciones.


Pero un punto a tener en cuenta bastante determinante es el hecho de que el Samsung Galaxy S8, a pesar de tener una potencia bruta mayor, cuenta a su vez con una pantalla Super AMOLED con mayor resolución, a pesar de que Samsung ha forzado que el dispositivo arranque a 1080p Full HD (cómo el iPhone). En definitiva, a la hora de la verdad, cuando realizan el Benchmark, el iPhone saca 3.478 puntos monocore, casi el doble de los 1.846 puntos monocore del Galaxy S8. Y en el rendimiento multicore encontramos una puntuación casi idéntica. En definitiva, los grandes cambios del Galaxy parecen más bien enfocados a la pantalla y al diseño, que al rendimiento bruto en general.

¿Quiere decir esto que el Galaxy S8 no es un teléfono potente? Nada más lejos de la realidad, nos encontramos ante una de las mayores bestias del mercado, sobre todo si tenemos en cuenta que ejecuta Android bajo una capa de personalización propia de Samsung, lo que ya de por si tiene bastante mérito. Sin embargo, pese a ser un dispositivo seis meses más antiguo, el iPhone 7 Plus sigue reinando en potencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario