El iPhone 6, cuatro razones para que triunfe y otras tantas para su fracaso

Mañana llega el iPhone 6, es un secreto a voces que nos ha llevado en los últimos meses a escribir cientos de artículos filosofando sobre cada filtración, imagen, componente y mínimo dato que llegaba desde Cupertino o China. Recopilando todos ellos, y dado que hasta mañana no se puede dar un veredicto final, ponemos en la balanza los principales factores que pueden aupar o terminar de hundir a los nuevos terminales de Cupertino.

El 9 de septiembre de 2014 va a ser un punto de inflexión para la empresa de Cupertino. Apple tiene ya todo listo para el lanzamiento de sus dos nuevos terminales que llevarán ambos el nombre de iPhone 6 – además de esperar un compañero de lujo como puede ser el iWatch -. Casi desde enero llevamos viendo fotos, planos, componentes y demás rumores sobre el terminal que parece que dejará poco espacio para la sorpresa en uno de las keynotes, a priori, con menos “glamour” de los últimos tiempos.

Lejos queda ya el enfermizo secretismo de Steve Jobs, parece que con Tim Cook se ha perdido el miedo la “ira de Apple” con aquellos partners díscolos, o símplemente, estamos en otra era donde la información es muy difícil de guardar en secreto cuando en un segundo alguien puede poner alto en Twitter y que sea viral.

De este modo, vamos a recopilar todo lo que se sabe sobre el terminal y ponerlo en la balanza a modo de examen para lo que mañana nos podemos econtrar y que será el momento de dar una opinión más fundada sobre si el iPhone 6 supondrá un nuevo éxito para Apple o, como el iPhone 5c, tendrá resultado lejos de sus expectativas.


Y empezamos por las razones por las que podría ser un éxito:

1.- Nuevos tamaños de pantalla

Apple parece que ha hecho caso a sus seguidores, y al mercado en general, creando un terminal que se enclavará, justamente, en los dos tamaños que se han consolidado como los ideales tanto para una gama media-alta – o el principio de la premium – como en el que ahora están los terminales más deseados del momento. Con una diagonal de 4,7 pulgadas y 5,5 pulgadas, en Cupertino parece que han hecho los deberes en este aspecto.

2.- iOS 8

La nueva versión de iOS, tras el lavado de cara de iOS 7, llega cargada de novedades y a buen seguro, muchas de ellas serán exclusivas para el iPhone 6. Pero sobre todo, más que por las aplicaciones que puede haber creado Apple por la apertura de su plataforma de forma más amplia que nunca a terceros. De este modo se espera que el Touch ID funcione como medio de pago en más aplicaciones, hay que ver hasta donde puede llegar la plataforma Health en este sentido o el objetivo claro que ha puesto Apple en las empresas, buena prueba de ello es la coalición con IBM. Un iOS 8 que pasa por ser, dentro de sus “murallas”, uno de los más abiertos y que, a poco que los terminales se vendan como de costumbre, un sistema aún más apetecible para los desarrolladores.

3.- Nuevos materiales

Apple, como siempre, no es el primero en utilizarlo pero sí es el que mueve a la industria para que se fije en algo. Lo hizo con el chip A7 de 64 bits, que ha hecho trabajar a marchas forzadas a Qualcomm, como ellos mismos reconocían, para adelantar el desarrollo de sus nuevos chips. Y parece que el caso del cristal de zafiro es similar. ¿Es necesario? Pues lo cierto es que como todo, tiene sus pros y muchos contras, pero es un elemento de márketing muy importante como en su día fue el Gorilla Glass o el chasis metálico. Y es que al final se podrá vender como “el iPhone 6 lo tiene ¿y el tuyo?”

4.- Los “fanboys”

Y es que no podemos negar que Apple, si algo tiene, son una legión de fieles seguidores que no sólo compran sus productos, son sus mejores vendedores y embajadores. Además, y también se lo ha ganado la empresa, cuenta con un prestigio que despierta tanto amor como odios – y seguro que en los comentarios de la noticia se verán tanto de un lado como del otro-. Hay que pensar que el mercado no somos nosotros – y con eso nos referimos a los aficcionados a la tecnología y a todas sus novedades – sino la inmensa masa que ve el interés y la pasión que despierta un producto y lo convierten en un objeto de deseo. Apple lo sabe explotar y hasta el iPhone 5s le ha servido para romper récord tras récord de ventas, incluso le ha servido para que el iPhone 5c, dentro de su fiasco, tenga unas cifras envidiadas por otros fabricantes. Y es que es un factor que no se puede desdeñar.


Ahora, vamos con los factores que pueden empañar su éxito:
1.- El precio

No vamos a referirnos a su precio en relación a la situación actual del bolsillo medio español. Lo queramos o no, España es un territorio secundario para la empresa de la manzana mordida que tiene claro que EE.UU. y China son sus claves, y en ambos, el grueso de las ventas de los terminales están asociados a las ofertas de los operadores.

Pese a todo, estamos hablando que, por primera vez, alguno de sus terminales podría superar los 1000 dólares / euros de precio, basándonos en los posibles 899 euros de alguna de sus modalidades. Estarían por encima de lo que cuesta alguno de sus MacBooks Air. No podemos olvidar que Samsung, sin ir más lejos, sacará el Note 4 con un precio cercano a los 800 euros y quizás Apple quiere mantener ese estátus de marca “premium”, pero puede que se le haya ido la mano.

2.- Dos modelos, otra vez

Ya no le fueron bien las cosas con el iPhone 5c y el iPhone 5s lanzados a la vez. El terminal que se esperaba fuera de “gama media”, al final tenía un precio elevado y aunque, todo hay que decirlo, ha tenido unas ventas que ya quisieran algunos “flagships” de otros fabricantes, hasta el propio Tim Cook admitía que el resultado no había sido el esperado.

Aunque en esta ocasión los dos terminales salen, en teoría, para ocupar un puesto parecido, esta nueva estrategia puede no ser tan ideal como parece. Y es que, quien quiera un iPhone 6 puede ver que el de 4,7 pulgadas no tiene todas las características deslumbrantes del de 5,5 pulgadas – ya que se rumorea que cosas como el OIS de la cámara o la pantalla de cristal de zafiro sólo estarán en el de mayor tamaño – y el segundo tiene un precio prohibitivo. En ese impás en el que la compra-impulso se detiene, puede que se eche un vistazo alrededor y se descubra una alternativa que, si bien no será Apple, cumpla todos los requisitos.

3.- Las filtraciones

Es la primera vez que un terminal de Apple ha sido filtrado de una manera tan brutal, de tal modo que ya sabemos casi todo lo que ofrecerá y, sobre todo, cúal será su diseño final sin ningún tipo de duda. Esto ha dado a los seguidores meses para valorar si les gusta o no el dispositivo gracias a los cientos de maquetas que se han visto. Estamos hablando de gustos, y sobre ello no hay nada escrito, pero está claro que algo que has visto ya tanto puede perder ese toque “mágico” y, sobre todo, te da tiempo para reflexionar sobre si te gusta.

4.- La competencia

El pasado IFA 2014 de Berlín nos ha dejado con la boca abierta. El aluvión de novedades ha sido tal que Apple lo tiene difícil para enarbolar la bandera de “mejor smartphone” en un mercado muy concurrido y competido. Es cierto que tiene la sartén por el mango, de momento, pero la propuesta de muchos terminales es, al menos, tan buena como la que pueden hacer desde Cupertino y pueden quitar algo de brillo a la fama que arrastrarán sus terminales, por otro lado merecida hasta el momento.

Fuente:movilzona

No hay comentarios:

Publicar un comentario